CINE

Reseña: Michael B. Jordan busca venganza en Without Remorse

Autor: AP

29 Apr 2021

Reseña: Michael B. Jordan busca venganza en Without Remorse

En esta imagen difundida por Amazon, Michael B. Jordan en una escena de "Tom Clancy's Without Remorse". (Nadja Klier/Amazon via AP)
AP

En la adaptación cinematográfica de la novela de Tom Clancy “Without Remorse” (“Sin remordimiento”), Michael B. Jordan es un Navy SEAL (miembro de la fuerza élite de la Armada) a punto de cambiar la vida militar por la seguridad priada cuando su esposa embarazada (Lauren London) es asesinada en su casa en Washington.

Es parte de una emboscada calculada: los asesinos están atacando a hombres de su unidad debido a un percance en Alepo, donde los estadounidenses atacaron al ejército ruso en lugar de a los sirios. Seguían órdenes sin conocer la historia completa y pronto los rusos están en Estados Unidos tomando represalias.

El personaje de Jordan, John Kelly, era el objetivo, pero estaba en el sofá con auriculares con cancelación de ruido y no en su cama cuando irrumpieron en su casa.

Resulta algo frustrante que películas como esta tiendan a ser tan similares que casi garantizan una inversión emocional nula en el incidente incitante. La esposa muerta y embarazada es un punto de partida y el guion (escrito por Taylor Sheridan y Will Staples) no nos hace ningún favor a nosotros (ni a ellos). Nunca ha habido una pareja más genérica que los Kelly. En una de sus pocas escenas valiosas juntos, una foto de graduación enmarcada en su comedor los lleva a recordar. Pronto ella está muerta y John y la película realmente comienzan.

Supongo que está bien, ya que nadie buscará en “Without Remorse” una historia de pareja. Se siente como una oportunidad perdida para mostrar a Jordan en total modo de padre expectante en lugar de sólo avanzar rápidamente a través de imágenes cargadas para llegar a un motivo.

La buena noticia es que “Without Remorse” es bastante buena en lo que respecta a acción, y hay mucha. El director Stefano Sollima, que dirigió la secuela de “Sicario” (escrita por Sheridan), mantiene los motores en marcha y el dinamismo desde el principio. Y aunque John Kelly podría no ser el tipo con más capas emocionales, es imposible apartar la vista de él. Es mejor cuando actúa junto a Jodie Turner-Smith como la teniente comodoro Karen Greer. Ella es férrea e intimidante sin volverse un cliché y te hace querer ver otra película sobre cómo consiguió su puesto.

La novela de Clancy se publicó en 1993 y estuvo dando vueltas en Hollywood tanto tiempo que pasó por los ojos de todos, de Keanu Reeves a Tom Hardy, las últimas dos décadas. Pero además de los nombres, el libro y la película parecen no tener casi nada más en común. En lugar de ambientarlo durante la guerra de Vietnam, Sollima y los guionistas la modernizaron con tensiones crecientes entre los rusos y Estados Unidos. Jamie Bell coprotagoniza sin humor y Robert Ritter actúa como un sospechoso oficial de la CIA que fue el motivo de la confusión en Alepo. Guy Pearce agrega algo de seriedad como secretario de Defensa. Con su brillante pedigrí, no es de sorprender que iba a ser un estreno cinematográfico de Paramount antes de la pandemia.

Aunque tiene algunos giros y vueltas que posiblemente no verías venir, “Without Remorse” también es de alguna manera exactamente lo que uno espera. No tiene nada revelador que decir sobre la diplomacia global o el ejército estadounidense y se toma a sí misma muy, muy en serio, lo que hace que sea algo encantador ver a Brett Gelman aparecer en un momento clave.

También nos prepara al menos para una secuela. Es probable que Jordan vuelva a interpretar a John Kelly (al final John Clark) en “Rainbow Six”. Quizás para entonces los realizadores se permitan divertirse un poco con su personaje. Aun así, es sólo la inyección de energía que necesitaban los versados en Clancy.

“Without Remorse”, un estreno de Amazon Studios que debuta el viernes, tiene una clasificación R (que requiere que los menores de 17 años la vean acompañados de un padre o tutor) de la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos (MPAA, según sus siglas en inglés) por sus escenas de violencia. Duración: 109 minutos. Dos estrellas y media de cuatro.